Formación Permanente de los Traductores

Nuestros traductores y revisores asisten a cursos de reciclaje y aprendizaje asiduamente en las más diversas áreas de la traducción. Un traductor es, en primer lugar, un especialista en lingüística. Esta es su base de formación, y es de ella que crece como un traductor. Sin embargo, el traductor traduce documentos de las más variadas áreas técnicas, con temas complejos y lenguajes muy propios. Por lo tanto, el traductor se especializa en áreas específicas. De esta forma, en M21 Global garantizamos que todos nuestros traductores están al corriente de los avances más recientes de las respectivas áreas de traducción en las cuales se especializan.

Cada cliente es un cliente diferente. El especialista en su área de actividad es el propio cliente, con quien intentamos aprender y mejorar, complementando así la formación y cursos de reciclaje efectuados. Con los comentarios obtenidos de los clientes actualizamos permanentemente nuestros glosarios para que podamos seguir aprendiendo con el trabajo emprendido y para alcanzar, cada vez más, el alto nivel de exigencia de cada cliente.

Todos los profesionales involucrados en la cadena de traducción se actualizan permanentemente con los nuevos glosarios y conocimientos transmitidos por el cliente. Nuestros clientes se sorprenden con nuestros bajos precios y con la elevada calidad de las traducciones entregadas.

Garantizamos:

  • Un análisis serio y profesional del pedido de traducción.
  • Un presupuesto serio y honesto.
  • El mejor precio en cada traducción y altos niveles de calidad.
  • La precisión de las traducciones, su perfección idiomática y el estilo apropiado teniendo en cuenta su destino.
  • La confidencialidad de los documentos entregados por el cliente.

Cero errores, cero reclamaciones

Nuestros objetivos generales de cero errores y cero reclamaciones se basan en el siguiente conjunto de prácticas:

  • Seleccionar los mejores traductores del sector, encargándoles, siempre que posible, proyectos/clientes fijos a largo plazo;
  • Solamente se emplean traductores cuya lengua materna es la de los proyectos de traducción del idioma de destino y que poseen los conocimientos adecuados;
  • Realizar la revisión de cada traducción por un revisor cualificado;
  • Asegurar el control de calidad, asociado al proceso de mejora continua;
  • Utilizar y crear glosarios técnicos asociados a guías de estilo;
  • Mantenimiento continuo de la base de datos y de los archivos terminológicos;
  • Se aplica tecnología para unificar, integrar y acelerar todos los procesos.