undefined

Esta norma que sustituye la norma europea EN15038 fue publicada el 1 de mayo de 2015 y especifica nuevos requisitos para los servicios de traducción: ISO 17100: 2015. El hecho de que la normativa europea es la base de la nueva norma internacional demuestra la validez de la anterior, la EN 15038, y es también una señal de que esta norma ha sido bien recibida por todos los interesados, proveedores y clientes.

La norma presenta los requisitos para la prestación de un servicio de traducción de alta calidad. Entonces, ¿cuáles son los principales cambios que se han introducido?

  • La nueva norma suministra una lista ampliada de cuarenta y dos definiciones relativas a diferentes conceptos relacionados con los servicios de traducción, el flujo de trabajo de traducción y la tecnología, el control del proceso de traducción, etc.
  • Asimismo, considera las herramientas y sistemas de TI como soporte al proceso de traducción. Según la norma, los traductores y revisores, así como los prestadores de servicios de traducción, deben tener el conocimiento y los recursos necesarios para poder realizar las tareas técnicas exigidas por cada proyecto de traducción.
  • Distingue entre los diferentes tipos de revisión: verificación, revisión, revisión especializada, revisión de pruebas y verificación final. La verificación consiste en revisar globalmente la traducción hecha por un traductor antes de la entrega. La revisión es obligatoria y debe incluir una comparación bilingüe entre los idiomas de origen y de destino. La revisión especializada es una revisión monolingüe de la lengua de destino por parte de un especialista que no necesariamente tiene que ser traductor. La revisión de pruebas (proofreading) es una revisión final antes de la impresión. Seguidamente, el gestor del proyecto debe realizar la verificación final para confirmar que se han cumplido todas las especificaciones.
  • El perfil del gestor de proyecto de traducción se define en la norma ISO 17100: 2015, como el responsable de todos los aspectos del proceso de producción, y en esta norma también se especifican los pasos que deben llevarse a cabo en la gestión de un proyecto de traducción.
  • Asimismo, establece los procesos y fases de un proyecto de traducción. Distingue entre la preproducción, la producción y los procesos de posproducción, además de proporcionar la composición de cada una de las actividades implicadas en cada fase.

La nueva norma incluye seis anexos informativos con sugerencias, como especificaciones contractuales, tecnologías de traducción o registros de gestión e informes. A partir de la fecha de su publicación, las organizaciones deben estar certificadas según la norma ISO 17100: 2015.